Helado de coco y vainilla con caramelo de miso

IMG_0338-02-2

Dulces + postres / Helados / Recetas / crudo / sin gluten / sin lácteos / vegano

Espero que a nadie le importe que me haya vuelto repetitiva con el tema heladero! Dos recetas seguidas de helado! No estaba previsto de verdad, ya que esta semana tocaba salado, una ensalada concretamente que tengo ganas de compartir, pero la realidad a veces no sigue el camino marcado y en este caso la receta deliciosa que os propongo se cruzó en mi camino. Podría haber esperado una semana más pero la emoción me ha superado. Y como ya sabéis que me pierde el mundo heladero aquí va esta receta para fines de semana especiales donde quieras sorprender a los tuyos con un helado que alimenta!

IMG_0333

Lo del miso en el enunciado tal vez os suene a locura o errata pero se me ocurrió viendo una idea de caramelo en un postre de una amiga. Su versión no era muy sana que digamos a pesar del miso… asi que yo intenté pensar en traducirlo a algo que fuera menos cargado de azúcar refinado. Lo que os propongo es una versión de la base del frosting del carrot cake pero sin la almendra. No tuve que mirar muy lejos la verdad. Y vamos no puede ser más nutritivo y sencillo: dátiles, limón y miso! Se puede pedir más???

_DSC1437-01-01-3

El caramelo, tienes la opción de mezclarlo entre el helado o dejar que cada uno se sirva lo que quiera en el plato, pero lo importante es la combinación de los dos sabores por el contraste de sal que aporta el miso. Para que el helado te quede cremoso lo ideal es una heladora ( en amazon puedes encontrar algún modelo que está bien), pero puedes usar la técnica de ir removiendo cada hora la mezcla que tengas en el congelador. Es una técnica más larga pero queda bien también, aunque no quedará super cremoso, sí igual de bueno, así que no lo dudes si no tienes máquina!. La idea de congelar la leche de coco en cubitos de hielo es justamente por si no tienes heladora, ayudar a que la mezcla esté más fría y se tarde menos en tenerlo a punto cada vez que lo remueves. Pero he de decir que cuando hacemos helados más sanos estos se quedaran como una piedra una vez congelados del todo ya que no usamos azúcar blanco, glucosa u otros productos no naturales que ayuden a mantener esa textura cremosa. Lo único que tienes que recordar es sacar el helado fuera de la nevera una media hora antes. Para no sacar todo el bloque, lo que puedes hacer también, es que cuando el helado haya cogido el punto de cremosidad deseado ( ya sea con la heladora o a mano) y no te lo vayas a comer en el momento, hagas bolas y las congeles con esa forma sobre una bandeja ( que habrás congelado previamente!). Luego, una vez duras las guardas en una bolsa de congelación y así cuando te lo quieras tomar sacas sólo lo que vayas a consumir y se descongelará más rápido. Lo que si os aconsejo SIEMPRE  es tener el recipiente donde vayáis a poner el helado en el congelador para que no haya contraste de temperatura y se funda un poco al ponerlo dentro.

IMG_0340-01

Si quieres profundizar más en el tema del helado saludable porque como yo eres una loca de este dulce veraniego, te aconsejo este libro en inglés  , este otro ( creo que aún está por publicar) o el nuevo ebook  de lala kitchen. Y si vives en Mallorca y quieres aprender en directo como hacer heladitos varios, estáte atent@ pues en julio haré dos talleres !

Disfrutad mucho de esta receta! Como desayuno o merienda es perfecta!! Desayunar helado!!! Tomaaa, FELICIDAD ABSOLUTA! Espero que os guste tanto como a mi!

Ingredientes ( para un molde mediano de cake)

helado (adaptado del libro "N´ice cream")::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

1 taza (150 gr) de anacardos

115 gr de agua

1 lata de leche de coco ( 400ml)

50 gr de sirope de arce

1 vaina de vainilla fresca

1 tsp de esencia de vainilla

pizca de sal

1 tsp de caramelo de miso

2 tbsp de coco rallado

caramelo de miso::::::::::::::::::::::::::::::::

9 ud ( 195 gr) de dátiles de medjool

5 tbsp de miso blanco

3 tbsp de zumo de limón

6 tbsp de agua

nibs de cacao para acompañar::::::::::

Preparación

  1. El día de antes congela le leche de coco en un molde para hacer hielos.
  2. Prepara el caramelo triturando todos los ingredientes juntos hasta que la mezcla esté cremosa. Esto se puede hacer con un día o dos de antelación.
  3. Deja a remojo los anacardos 4 o 6 horas.
  4. Mete un molde de vidrio o de metal en el congelador para que esté listo cuando metas el helado.
  5. Escurre los anacardos, enjuágalos y tritúralos junto con el agua, el sirope de arce, la esencia y vaina de vainilla raspada (o sea sólo las semillas del interior) y la sal.
  6. Mientras tanto desmolda los cubitos de leche de coco y añádelos junto con la tsp de caramelo de miso a la mezcla, cuando esta esté bien fina. Tritura hasta que esté bien cremoso. Añade el coco rallado a la mezcla y mézclalo con una espátula o cuchara de madera.
  7. Si tienes heladora lo puedes meter directamente sin tener que enfriarlo, y si lo haces a mano ponlo en el molde que habías reservado en el congelador. Vete dándole vueltas con una varilla cada media hora hasta que veas que está con textura de helado. Añade la mitad del miso con una cuchara y repártelo sin mezclarlo mucho. Guárdalo 10 minutos más y estará listo para degustar. Acompáñalo con el resto del caramelo y unos nibs de cacao.
  8. Disfruta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *