Healthy kid party muffin & cake

Desayunos + snacks / Dulces + postres / Recetas / sin gluten / vegano

A veces me da mucha rabia leer recetas de alguien que usa las palabras “vegano” o “sin gluten” para hacer atrayente su receta “sana”de un bizcocho de cumpleaños, por ejemplo. Cuando veo esas etiquetas voy directa a verlas por la curiosidad de leerla y comprobar si de verdad se trata de una receta saludable o no. La gran mayoría de las veces me doy cuenta de que son de todo, menos saludables. Os pongo el ejemplo de esa tarta de cumpleaños, aparentemente muy saludable porque es vegana y sin gluten, y resulta que la harina, es una harina ya comprada con goma xantana añadida, y que lleva un nivel de azúcar de caña bastante elevado, con lo cual ya con eso me desinflo. En otros casos, puede pasar que además, hayan usado una margarina vegetal que aunque sea ecológica, para mi no es una alimento real, ni saludable. Me parece la vía rápida y fácil para versionear una receta tradicional y hacer que parezca algo sano. Pero el reto no está ahí.

muffin-superhealthy

Cuando me pongo a hacer mis recetas con miras a que sean saludable de verdad, que no lleven huevo para que mi hijo lo pueda llevar al cole, y ya de paso no lleven gluten ni lactosa, pensando ya en una receta como global para llegar a más gente, la tarea de usar ingredientes de verdad es lo que la transforma en ” EL RETO “.

Ese reto en este caso era poder hacer un bizcocho sin ningún azúcar añadido, endulzando de manera natural con dátiles y compota de manzana, para que en su conjunto fueran ingredientes reales, y que además al no llevar huevo ni gluten, mi hijo pudiera llevarlos al cole en los días de cumples o meriendas compartidas ya que hay un par de alumnas celíacas. En el caso del muffin es una opción de desayuno saludable también!

Por eso, aunque a veces mis recetas parezcan un poco largas (en este caso además la explicación es larga porque explico los dos formatos), te animo a que leas con detenimiento los ingredientes que la componen, como es el caso de la receta de hoy, y verifiques que en su totalidad, los ingredientes son reconocibles y minimamente transformados.

muffin-interior

Por ejemplo, ya sabéis que prefiero moler yo misma el sarraceno para tener la harina molida en el momento, lo mismo que el lino, que suelo tener siempre una bote pequeño en la nevera que voy moliendo cada semana cuando se termina para que no se oxide y pierda propiedades.

Para eso tengo un molinillo de café que uso exclusivamente para moler especias, semillas o cereales como copos de avena o sarraceno.

Aunque sea más trabajo, sé que estoy añadiendo ingredientes de verdad, y esa es mi prioridad. Además del sabor claro. Y también importante, como en la receta de hoy, una textura blandita y esponjosa agradable.

Y siguiendo con esa prioridad de añadir ingredientes de verdad, en este caso tendrás que tener también en cuenta el tener hecho con antelación las siguientes elaboraciones: la compota de manzana, la leche de almendra ( pincha aquí para leer como se hace) y el puré /crema de almendra (o la receta que que uso que es esta del blog).

Te parecerá mucho, pero cuando empiezas a hacer tus propias elaboraciones en casa en vez de comprarlas, estas se vuelven un básico en tu despensa/nevera. Yo estas tres cosas siempre las tengo a mano porque me sirven para un montón de elaboraciones. La compota y la crema, a lo mejor las hago una vez al mes y la leche, un par de veces a la semana. Si coges el ritmo es fácil, sólo es cuestión de organizarse y priorizar.

muffin-detalle

Si no tienes compota de manzana puedes sustituirla por la misma cantidad de plátano, aunque cambiará un poco el sabor, por el plátano. Yo la verdad que prefería no tener este sabor en otra elaboración del blog, para cambiar.

También puedes poner sésamo en vez de amapola si prefieres.

Si no tienes dátiles medjool y tienes otra variedad menos tierna, puedes calentar un poco la leche de almendra y dejar los dátiles dentro de la leche y dejarlos a remojo 1 hora y luego triturarlo todo junto con el resto de los ingredientes de la parte líquida.

Dependiendo de la consistencia de tu mermelada el interior te quedará más o menos visible.

También podrías ponerle dentro a modo relleno, en vez de mermelada:

– un trozo de plátano o frambuesa o fresa (cuando sea la temporada).

– un trocito de chocolate.

–  compota de manzana  (que sea espesa) o un trozo de manzana asada.

Espero que la disfrutes mucho!

Ingredientes (para 8 muffins o un bizcocho redondo de 18 cm)

Lo sólido///////////

70 gr harina de almendra (o almendra molidas)

85 gr harina de sarraceno (o molido en el momento)

1 tsp levadura polvo

1/2 tsp bicarbonato

1 tbsp semillas de amapola (o sésamo si prefieres)

1 tbsp lino molido

la 1/2 de 1/8 tsp sal marina

Lo líquido////////////

110 gr leche de almendra (casera a ser posible, la mía está endulzada con dátiles)

50 gr compota de manzana (o plátano)

25 gr aceite de oliva (o aceite de coco fundido)

25 gr crema de almendra y semillas (o la que tengas)(mira el link en el articulo)

1 tsp ralladura de limón

30 gr zumo de limón (+/- medio limón)

10 dátiles medjool deshuesados y troceados

Decoración/relleno/////////////////

Mermelada de fresa, frambuesa o higo

Semillas de amapola (o sésamo)

Preparación

  1. Enciende el horno a 180ºC.
  2. Forra unos moldes de muffin o un molde redondo si vas a hacer el formato bizcocho.
  3. En un bol grande pon todos los ingrediente de la parte “sólido” y remueve con una varilla para airear. Reserva.
  4. Ralla la piel de limón hasta que tengas 1 tsp, y haz el zumo.
  5. En un procesador de alimentos añade los ingredientes de la parte “líquida” en el orden de la receta poniendo los dátiles al final. Tritura hasta que tengas una crema, parando un par de veces para bajar los bordes con la ayuda de una lengua.
  6. Mientras se tritura, pon tu bote de mermelada con una cucharilla y un bol con las semillas de amapola cerca del molde.
  7. Vuelca la parte líquida sobre la parte sólida y remueve enérgicamente con una varilla 5 segundos hasta que esté bien mezclado.
  8. Si lo haces en formato MUFFIN : vete añadiendo 1 cucharada sopera llena de masa en cada hueco del molde, quedando lleno más o menos la mitad. Dale unos golpes al molde para que la masa se asiente bien. Con el dorso de la cuchara haz un hueco en el centro que rellenarás con una tsp de mermelada. Si ves que la cuchara se te pega, coge una cucharilla pequeña, humedécela con un poco de agua, y haz el hueco.
  9. Rellena con el resto de la masa que te queda tapando el hueco de mermelada. Dale un golpe al molde contra la mesa para que se asiente bien.
  10. Espolvorea unas semillas de amapola por encima y hornea 33/34 minutos con la función aire si tienes. Deja enfriar en una rejilla desmoldándolos a los 10 minutos.
  11. Si haces la versión BIZCOCHO/TARTA : Si tu mermelada tiene tropezones tendrás que triturarla un poco. Mete la mermelada en una manga pastelera. Distribuye la masa del bizcocho en el molde, dale unos golpes para que se asiente. Marca ligeramente con un cuchillo el dibujo de “estrella” para que te sirva de guía. Con la manga, vete siguiendo cada línea marcada. Tendrás que apretar un poquitín en cada surco y cuando lleves un par de líneas hechas, es importante dejar de apretar en el centro donde se unen todas las lineas, o sea el centro del pastel, para que no se forme “una montaña” de mermelada en el centro.
  12. Decora con las semillas de amapola entre cada “porción” no decorada con mermelada.
  13. Hornea 45/50 minutos o hasta que veas que al pinchar con la punta de un cuchillo sale seco.
  14. Deja enfriar en una rejilla y desmolda a los 10 minutos.
  15. Aguanta varios días fuera de la nevera, bien tapado.
  16. Disfruta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *