Ensalada crujiente de invierno

crunchy-destacada

Ensaladas / Recetas / crudo / sin gluten / vegano

Si hay algo que me define claramente, es mi gusto por las cosas crujientes. Algo crujiente en un plato o un postre significa chispa, sorpresa, textura, contraste y como no, sabor. Hace poco cené en un restaurante, la cena tampoco me había emocionado, y no sabía muy bien el porqué. De vuelta a casa lo averigüé: todos los platos eran blandos y sin texturas.

Si sueles comer cosas predominantemente blandas, y tienes antojos de repente de patatas fritas o galletas o colines, tal vez sea una necesidad de alimentos crujientes!

El reino vegetal nos ofrece una enorme variedad de productos que en su estado natural tienen una textura crujiente innata. Por ejemplo, algo tan propio de esta temporada otoñal como es la granada puede alzarse como reina de la versatilidad, al ser un elemento crujiente, que además, explota en la boca y suelta su zumo. Increíble. La zanahoria sea tal vez la verdura más fácil de incorporar en el mundo crujiente diario, pero el abanico es infinito en versión cruda: remolacha, apio, brócoli, apio bola, pimiento, calabacín, col, pepino…además de la familia de la fruta rica en texturas muy dispares.

crunchy-01

La receta, es una simple unión de verduras y manzana verde. La manzana verde representa la chispa personificada. Además de ser crujiente, es ácida. La acidez es sin duda, otro elemento que puede realzar gratamente un plato, si se dosifica correctamente. Yo siempre digo que un plato salado sin un punto de acidez es como un plato dulce sin un punto de sal.

crunchy-02

Os recomiendo cortar las verduras con una mandolina para que los cortes de cada ingrediente sean iguales. Tampoco hace falta que sean tan finos como papel de fumar pues perderás la textura crujiente que buscamos en cada elemento.

crunchy-03

No he pensado en un aliño concreto, porque cuando la hice por primera vez, simplemente usé un poco de limón, aceite de oliva, sal y pimienta. De esta manera, no se desvirtuaba ningún sabor y se mantenía la sencillez del plato.

A los pocos días, me vino a la mente, que tal vez una nota de apio acompañaría bien al hinojo y a la manzana verde, pero es algo que dejo abierto para quién quiera incorporarlo. O también que los brotes fueran de hinojo. Ahí queda eso.

En un próximo post hablaré de lo fácil que es cultivar tus brotes en un poco de tierra. Son vida en estado puro, sabor y estética.

crunchy-04

Ingredientes

Media coliflor

1 manzana verde (si no es ecológica pélala lo q es una pena por su color…asi que COMPRALA ECO)

5 rabanitos

Medio bulbo de hinojo

Hebras de alga dulse

Un cuarto de granada

Brotes verdes o micro greens

Aceite de oliva

Zumo de limón

Sal y pimienta

Preparación

  1. Desgrana la granada y resérvala en un bol.
  2. Corta todas las verduras y la manzana en láminas finas.
  3. En un plato o bol (que sea bonito y si es oscuro mejor, así hará contraste con la blancura de los ingredientes) vete intercalando hinojo, manzana, coliflor y rabanitos. Añade las hebras de alga dulse, la granada y los brotes. Cerciórate de que el montaje es precioso.
  4. Añade un chorrito de zumo de limón, aceite, sal y pimienta al gusto.
  5. Disfruta de cada bocado

One Response to Ensalada crujiente de invierno

  1. srg dice:

    ÑamÑam. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *