Pesto vegano de rúcola con espárragos, alcachofas y boniato

share_3

Platos principales / Recetas / sin gluten / vegano

Ya sabeis que no me gustan las etiquetas que puedan encasillar a la gente o a algo concreto. Pero a veces son útiles para definir una cosa sin tener que dar explicaciones de lo que significa o lo que contiene.

Vegano. Para los que no estáis familiarizados con el término, implica que no lleva ningún tipo de materia animal. No sólo carne o pescado, sino lácteos o huevos. Incluso la miel , estaría excluída. Es decir, todo aquel alimento, donde no haya ningún tipo de influencia, derivado, ni resto animal. Si os habéis leído la intro del blog, sabréis que yo no soy vegana, ni siquiera vegetariana, pero que creo firmemente en una reducción del consumo de productos de origen animal a favor de alimentos de origen vegetal. Nuestro cuerpo lo necesita y nuestro medio ambiente también. La industria ganadera de hoy en día es la más contaminante de todas. El reino vegetal ha ido quedando en segundo plano, con un aumento considerable de la producción de carne y lácteos. Yo no reniego de ellos, pero sí de las prácticas insostenibles y de sufrimiento animal que conllevan y de su omnipresencia en nuestra alimentación cotidiana. Es hora de cambiar la balanza.

share-23

Yo llevo varios años en ese camino de cambio y puedo decíros que los niveles de energía son considerablemente mejores. Mi alimentación, y la de mi familia ha ido poco a poco aumentando esa proporción de vegetales, legumbres, semillas y frutos secos, cereales completos, algas… y reduciendo carnes y lácteos. Esta reducción provoca además, que esos productos de origen animal puedan ser de la mejor calidad posible y ecológicos. Y he de deciros, que sin forzar, el resto de la familia al ver tu ejemplo, acaba notando los beneficios. Y os lo asegura una persona “casada” con un francés = queso, nata, crème fraiche, carne…Afortunadamente nuestra educación familiar y culinaria ya tenia desarrollado un amor enorme hacia el vegetal, pero siempre era un acompañamiento, no la estrella del plato.

share_2-2

Asi que dicho esto, y en esa búsqueda por poder ofrecer alternativas que os ayuden a ir cambiando esa balanza, comparto con vosotros esta receta de pesto que hago con rúcola, pero que perfectamente podéis cambiar por albahaca cuando llegue la temporada. El acompañamiento que os propongo es una simple asociación con las verduras del momento. Pero perfectamente puedes usar esas verduras o cualquier otra, asarlas ponerlas en una bandeja y acompañarlas con el pesto, y si quieres que sea más consistente, acompañarlo con un poco de arroz o pasta o incluso con una ensalada de patata. Es una forma perfecta de añadir vegetal verde y de temporada a tu comida.

share_1-2

Pero os preguntaréis: y cómo igualas ( aunque mejor sería decir, sustituyes, porque nunca sería lo mismo) el sabor a queso? Pues con un alimento mágico y natural, llamado levadura nutricional. A no confundir con la levadura de cerveza. A diferencia de esta, no es un derivado de la cerveza, sino que es cultivada en una mezcla de melazas de remolacha. Es una fuente muy importante del complejo de vitaminas B, pero también contiene fibra, proteínas completas y minerales como magnesio, hierro y fósforo. Y…..tiene un ligero sabor a queso y nuez. Es increíble poder ofrecer una alternativa natural (y no un derivado o copia vegana de queso) que pueda servir de sustituto y que además ofrezca propiedades nutritivas.  En España lo comercializa una marca que se llama Mundo Arcoiris.

y como siempre, IMAGINACIÓN AL PODER. Puedes cambiar el fruto seco por otro y el verde por cualquier otro que tenga sabor, incluso puedes hacer un pesto con brócoli escaldado!

Espero que os guste y sorprendais a toda la familia!

Ingredientes

PESTO:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

60 gr de rúcola

40 gr de piñones

70 gr de aceite de oliva virgen

1 diente de ajo

2 tbsp de levadura nutricional

1 tbsp de miso blanco

1/4 tsp de sal

2 tbsp de zumo de limón

verduras::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

6 ud alcachofas

2 ud boniatos

un manojo de espárragos trigueros

2 dientes de ajo

aceite de oliva, sal y pimienta

Preparación

  1. Tritura la rúcola, y añade el resto de los ingredientes hasta que tengas una salsa de un verde bonito. No ha de estar completamente lisa.
  2. Pela y corta el boniato en rectángulos de 10 x 2 cm. Esto es opcional, tan sólo hazlo si quieres hacer el mismo montaje que en la foto. Hornéalos con un poco de aceite, sal y pimienta a 200º, 20 minutos o hasta que veas que se empiezan a dorar.
  3. Limpia las alcachofas , córtalas finitas y saltealas con un poco de aceite de oliva y un diente de ajo.
  4. Haz lo mismo con los espárragos, con cuidado de que queden al dente.
  5. En un plato, pon en un lado una cucharada de pesto y arrastra desde el centro el pesto hacia el lado opuesto con el culo de la cuchara. Dispón el boniato, alcachofas y trigueros, alternándolos y espolvorea un poco de pimienta, un chorrito de aceite y las flores.
  6. No hace falta que esté súper caliente, tibio está muy bueno. Puedes mantener las verduras en el horno a 80º/100º hasta que lo emplates.

2 Responses to Pesto vegano de rúcola con espárragos, alcachofas y boniato

  1. pilar-es dice:

    Amén¡ Si algún día me planteo mudarme, tiro pá tu isla, al ladito de tu casa y me ofrezco de conejillo de indias para todas tus recetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *