Humus picante de coliflor con salvia y ajo confitado.

falso-hummus-portada

Acompañamientos + Aliños + Salsas / Platos principales / Recetas / sin gluten / vegano

De todos es conocido mi amor por el humus y sus variantes para untar y sino contemos cuantos hay en el blog… creo que hay cinco ya…el de remolacha, el de judia blanca o los de pimiento rojo y pulpa de almendra y el de lentejas marinadas  que hice para Conasi y el de hoy.

Tener siempre un dip a mano supone tener resuelta una parte de tu menú, especialmente cuando tu nevera está vacía o no tienes ganas de cocinar nada. Esos días, en los que, en vez de tirar del recurrente pan con un trozo de queso, te puedes hacer hacer algo mucho más completo aunque sea en formato tosta o sandwich acompañado de un aguacate, zanahoria rallada y unas almendras o pipas por encima. Es un simple ejemplo porque las variantes son infinitas. Los dips me parecen el perfecto acompañamiento también para hamburguesas vegetales para darle un toque cremoso y de sabor al plato.

coliflor-hummus-insta1

El dip de hoy lleva además de coliflor, judías blancas (aunque no salgan en las fotos) con lo cual sacia bastante pero no resulta pesado cuando lo comes.

falsohummus2

Uno de mis trucos para tener siempre a mano legumbre hecha en casa, es congelar porciones de más o menos 350/400 gramos. Esto ya lo he contado alguna vez pero os lo recuerdo. Una semana toca cocer garbanzos por ejemplo, bueno pues cuezo 1 kg (después de haberlos tenido a remojo toda la noche) con alga kombu y alguna verdura que tenga a mano. Cuando estén tiernos, los cuelo y recupero el caldo que guardo en botes de cristal de 1 litro dejando dos dedos de espacio desde el borde del bote (con ello haré sopa de miso o coceré quinoa). Los garbanzos los reparto en, por un lado, 3 o 4 botes de cristal medianos, reservo 300 gr para comer durante la semana (para saltearlos como en esta receta o hacer un potage como este) y con lo que sobra hago humus para tener a mano también durante la semana. Lo guardo todo en la nevera y al día siguiente los tarros de caldo y los de garbanzos los meto en el congelador sin la tapa. Etiqueto las tapas y una vez congelados los botes, los cierro. Esta es la mejor manera de que no se te rompan o estallen en el congelador.

falso-hummus

Es un poco de trabajo el día que lo haces pero recuerda que puedes pedir ayuda a la familia: que alguien escriba las etiquetas, que otro reparta los garbanzos en los botes…Cuando la siguiente semana haces lo mismo con judías blancas, tendrás un stock en tu congelador del que te sentirás orgullosa y tal vez no tengas que volver a hacerlo hasta el mes siguiente! Tu bolsillo, tu salud y el planeta te lo agradecerán. Y si me dice alguien que no tiene sitio para meter tanta cosa en el congelador, que repase cual es su prioridad de stockaje , la mía es: legumbre congelada, caldo, fruta cortada para batidos o helados, barritas energéticas y galletas (la masa cruda ya cortada con la forma).

Resumiendo que si tienes la legumbre a mano después de descongelarla, la receta de hoy es muy rápida y fácil de hacer.

Yo ya le he apuntado en mi cuaderno de imprescindibles. Espero que te guste!

Ingredientes

400 gr coliflor cruda

150 gr judías blancas cocidas

2 ud dientes de ajo grandes

9 hojas de salvia

3 tbsp aceite de oliva virgen extra

1/4 tsp (o 1/8 tsp tsp dependiendo de lo que toleres) de copos de chile o peperoncino

3 tbsp zumo de limón

2 tbsp tahine

1 y 1/2 tsp sal marina

//////////////////////////////////////////////

6 hojas de salvia para decorar

2 tbsp de aceite de oliva virgen extra

pimienta negra recién molida

Preparación

  1. Picar el ajo y las hojas de salvia (no muy pequeño) y poner en una sartén con el aceite y el chile. Calentar y rehogar 20/30 segundos. Apagar el fuego y dejar reposar en un bol media hora.
  2. Mientras tanto hervir la coliflor troceada al vapor 10/15 minutos o hasta que esté blandita.
  3. Hacer el zumo de limón.
  4. Triturar todo junto (junto con el aceite reservado) hasta que tenga una consistencia cremosa. Si ves que está demasiado espeso puede añadir una o dos cucharadas de agua.
  5. Deja reposar en la nevera al menos 6 horas.
  6. Antes de servir pon en una sartén un pelín de aceite de oliva y fríe 20 segundos las 6 hojas de salvia. Déjalas en un plato con papel de cocina para que absorba el aceite. Pon el humus en un bol dandole forma con el dorso de una cuchara. Distribuye por encima el aceite de oliva, la pimienta negra molida y las hojas de salvia.
  7. Disfruta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *