Falafel de quinoa con salsa agridulce de menta y cilantro

share-16

Platos principales / Recetas / sin gluten / vegano

Un viaje es la ocasión perfecta para un cocinero para coger ideas e inspirarse a la hora de hacer sus propias recetas. Es la gran escuela. Viajar es además probar in situ lo que te llama la atención. Un aprendizaje inmediato que despierta todos tus sentidos.

La receta de hoy nace de un viaje a Berlin que hice este invierno. Una ciudad con una mezcla cultural increíble que se ve reflejada en sus infinitas opciones gastronómicas. El domingo tuvimos  la suerte de visitar el Neue Heimat, punto de reunión obligado del street food, organizado en una serie de hangares abandonados, llenos de grafitis, que se ha convertido en el paraíso de los amantes de comida callejera, de la cual soy una enamorada. Había tal variedad, que era casi imposible decidirse (sobretodo si encima llegas con hambre): raviolis rusos con sarraceno, dim sums, brioche con mantequilla y revuelto de setas, hamburguesas de todo tipo y orígenes, fusiones de comidas de distintos países, helados artesanos de sabores increíbles, pastelería típica y no tanto. Menos mal que hacia frío y la vuelta al hotel fue una larga pateada, porque sino, hubiera sido imposible bajar la cantidad de platos que comimos.

Una de las cosas que me encantaron fueron unos falafel de quinoa. Esto, pensé, tengo que hacerlo cuando vuelva a casa. Pero pasaron los meses, y la prueba surgió la semana pasada. La razón: estaba preparando una cesta con comida para una amiga que acababa de dar a luz. Y que no come huevo. Entonces me vinieron a la cabeza los falafel de quinoa. Los recuerdos aparecen cuando menos te lo esperas.

share_7

Hice la primera prueba, y aunque no es lo normal, salió a la primera! Eran rápidos de hacer, nutritivos y se pueden comer tanto calientes como fríos. Lo cual es muy práctico. Sobretodo, por ejemplo si te los quieres llevar al trabajo. La masa la puedes dejar hecha el día anterior. Los falafel los puedes comer metidos en un pan de pita con verdura dentro, o la versión que yo hago, enrrollándolos en una hoja de acelga o col cruda con zanahoria rallada, aguacate, rabanitos y berros, lo cual supone una mejor opción, al añadir más verdura cruda a la comida. La salsa, la puedes usar para acompañar cualquier otro plato, se tritura todo junto en 5 segundos, y tienes un sabor súper refrescante, lleno de clorofila que ayudará a limpiar tu sangre! Otra idea que te propongo, si tienes una comida de picoteo, es que los sirvas en un plato, la salsa en un bol y unos palillos para que la gente se sirva.

share-17

A nivel informativo: la quinoa es un pseudo cereal sin gluten, súper agradecido, que se cocina rápido, es de fácil digestión y aporta un elevado nivel de proteína, minerales y calcio (más que la leche), además de energía. Una alternativa perfecta para una madre lactante! Yo aquí uso dos tipos de quinoa, pero puedes perfectamente usar sólo uno. Es importante lavarla antes de cocinarla, por si quedan restos de saponina, una substancia que la recubre y la protege contra los insectos, y que puede dar un sabor ligeramente amargo. Es un cereal súper versátil, que puedes usar en ensaladas, sopas, porridge, triturarlo y hacer harina para elaboraciones dulces…Intenta comprarla de comercio justo y ecológico, ya que la gran demanda de quinoa que hay hoy en día, provoca la deforestación de algunas zonas de donde es originaria.

Ahora sólo te queda salir a comprar los ingredientes,  mucha menta y plantadla!

 

 

Ingredientes

falafel (19 ud):::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

1 taza de quinoa

2 tazas de agua o caldo

50 gr de cebolla (1/4 de una grande)

2 dientes de ajo sin la parte central

20 gr de perejil fresco

14 hojas de menta fresca

80 gr de zanahoria

1/4 tsp de sal

1/4 tsp de comino molido

1 tbsp de semillas de lino

2 tbsp de copos de avena

1 tbsp aceite de oliva

salsa agridulce de menta y cilantro::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

20 gr de hojas de menta fresca

15 gr de cilantro fresco

50 gr de zumo de limón

1 diente de ajo pequeño

5 gr de jengibre fresco

3 dátiles de medjool

2 tbsp de agua

70 gr de aceite de oliva virgen extra

1/8 tsp de sal

1/8 tsp de guindilla en en copos

Preparación

  1. Lava la quinoa, ponla en un cazo con el agua fría y un poco de sal y llévala a ebullición. Cuece a fuego mínimo ligeramente tapado 15 o 20 minutos, o hasta que se haya evaporado todo el agua. Deja enfriar en un bol.
  2. Tritura el ajo , la cebolla, el perejil, la menta, la zanahoria, la sal y el comino. Añade 3 cucharadas de la quinoa cocida y vuelve a triturar hasta que tengas una pasta. Vuélcalo en el bol con el resto de la quinoa.
  3. En un molinillo de café ( yo tengo uno que sólo uso para especias o semillas), tritura el lino y los copos de avena y añádelo al bol de quinoa. Mézclalo todo bien con las manos y deja reposar 30 min.
  4. Haz la salsa triturando todo junto. Enfria.
  5. Haz bolitas con las manos ligeramente humedecidas, ponlas en una bandeja de horno, echa un chorro de aceite sobre ellas, y mueve un poco la bandeja para que se recubran con el aceite uniformemente. Hornea a 200º 20/30min, o hasta que empiecen a dorarse. A mitad de cocción mueve un poco la bandeja.
  6. Sírvelas tal cual con la salsa y una ensalada, o hazte un rollito.

2 Responses to Falafel de quinoa con salsa agridulce de menta y cilantro

  1. MiAnuski dice:

    La podremos probar estos días?….
    Petonets i fins dema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *