Brownie crudo de avellanas y un chupachups

20140607_185106-2

Chocolate / Dulces + postres / Recetas / crudo / sin gluten / vegano

Esta es una de esas recetas con las que, a pesar de su sencillez, me he peleado bastante. Está claro que llamarlo brownie, es un juego, puesto que está a años luz de la versión original (en todos los sentidos).

Pero, que pasaría, si usando una forma de elaboración e ingredientes opuestos a los originales, consiguiéramos algo que visualmente pudiera engañar, y que a nivel gustativo, estuviera cerca? Y que además fuera comerte algo que te diera energía de verdad, con alimentos completos y sin nada refinado?

Tenía un reto.

share-26

Llevaba tiempo viendo recetas de este tipo en internet. Hice alguna y no me convenció. Un día tuve la oportunidad de probar uno en un restaurante crudivegano. A ver, no estaba malo, pero había tal cantidad de nueces, que te dejaba la boca tan áspera , que era bastante desagradable. Y estaba bastante lejos de su hermano original. Porque aunque un brownie lleve nueces, ese sabor es un toque y no la sensación de una zapatilla de esparto en la boca.

Asi que me puse manos a la obra. Contaba con muy pocos ingredientes con los que jugar: frutos secos, dátiles, cacao y sal (sí , la sal es un ingrediente MUY importante como potenciador de sabor), así que todo era cuestión de encontrar la proporción de cada uno. Quería que llevara nueces como toque crujiente y rebajé a la mitad la cantidad de nueces trituradas, sustituyendo la otra mitad por almendras. Pero un día hablando con una amiga que es una fanática de las avellanas y el chocolate (bienvenidos los amantes de la nocilla/nutela), se me ocurrió porqué no cambiar esa proporción de nueces trituradas por avellanas. Qué cambio! Si te da igual que no sea 100% crudo, te recomiendo que las tuestes un poco. El sabor es increíble, y francamente, tiene poco que envidiar al original. Y lo mejor es que te estás comiendo algo que te alimenta! Además como es bastante potente, es difícil comerse una porción muy grande porque te llena enseguida. Lo cual es perfecto para un momento de antojo dulce o chocolatoso o como barritas energéticas. Lo puedes cortar como quieras, en cuadrados o rectángulos.

share-28

 

Otro formato divertido para un cumple, es hacer bolitas, pincharlas con un palillo y congelarlas. Luego las bañas en chocolate fundido como el de la receta del bounty y las rebozas en avellanas picadas. Si quieres hacerlo para niños puedes cambiar parcial o totalmente, el cacao por algarroba.

Lo mejor de todo es que, aunque aguantan tranquilamente en la nevera un mes, yo siempre me hago un stock en el congelador (como de casi todo, para poder rotar las elaboraciones), y te aseguras de tenerlo siempre a mano, para un caso de necesidad o imprevisto.

Así que no esperes más y pruébalo! Dejarás a la gente sorprendida.

Ingredientes

60 gr de avellanas (tostadas o no)

70 gr de almendras

45 gr de cacao

250 gr de dátiles medjool

1/4 tsp de sal

40 gr de nueces picadas

Preparación

  1. Deshuesa los dátiles.
  2. Tritura avellanas y almendras hasta que esté como harina, ten cuidado de no triturarlo demasiado y empiece a soltar grasa y se te haga un puré.
  3. Incorpora el cacao y la sal. Vete incorporando los dátiles poco a poco mientras trituras. Tiene que quedar una masa que al apretarla mantenga la forma de bolita.
  4. Ponlo en un bol y añade las nueces trituradas, mezcla con la mano para distribuirlo bien y estíralo entre dos hojas anti adherentes entre 1 cm y 1,5 cm de grosor.
  5. Mételo una hora en el congelador y córtalo en cuadrados o rectágulos de 3 o 4 cm x 2,5 cm. (o como más te guste)
  6. Puedes espolvorearlo con cacao si quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *